¡ Bienvenido al Curso Escolar 2012-2013 !

Noticias de interés

Los nuevos electrodomésticos buscan el ahorro energético.

Las nuevas etiquetas energéticas abarcan tres tipos básicos de electrodomésticos: frigoríficos, lavadoras y lavavajillas. Comprenden siete clases de eficiencia energética, la A+++, A++, A+ y de la A a la D, aunque la B, C y D casi no se usan porque la inmensa mayoría de aparatos a la venta son de clase A o superior. La clase se determina en función del aparato y del índice obtenido al aplicar unas pruebas normalizadas. En los frigoríficos, un aparato A+ consume hasta el 20% menos que el A; un A++ hasta el 40% menos y un A+++ hasta el 60% menos que el A. En lavadoras, el A+ es hasta el 13% más eficiente que un A, el 24% en el caso de un A++ y el 32% en un A+++. En lavavajillas, los valores son similares a las lavadoras: 11%, 21% y 30%. Un frigorífico de 300 litros de Clase A consume unos 355 kWh al año, que se reducen a unos 220 kWh si es A++ y que superan los 600 kWh si es antiguo, de clase D. El ahorro de un frigorífico A++ respecto a un A supera los 15 euros anuales y los 20 euros de uno A frente a otro C. La compra de un aparato más eficiente es rentable en pocos años en la factura eléctrica, más el ahorro de agua y jabón.